La regla de mínimis y la Sentencia del TS