Seguros y salario

El pasado 3 de mayo de 2017, el Tribunal Supremo dictó sentencia en virtud de la cual declara la naturaleza salarial de los siguientes conceptos: seguro médico, de vida y de jubilación.

Para alcanzar esta conclusión, el Alto Tribunal parte de la regla general recogida en el artículo 26.1 del Estatuto de los Trabajadores que establece que, salvo prueba en contrario, todas las percepciones económicas percibidas por los trabajadores se consideran salario.

Esta regla encuentra su apoyo en los siguientes argumentos jurídicos:

  1. Si una empresa abona a sus empleados un seguro médico, de vida o de jubilación, lo hace, única y exclusivamente, como consecuencia de la relación laboral existente entre las partes.
  2. Hay que distinguir entre las primas de los seguros médicos, de vida o de jubilación abonadas por las mercantiles a favor de sus trabajadores y las prestaciones o indemnizaciones obtenidas por los empleados como consecuencia de aquellas cuotas empresariales. Las primeras tienen carácter salarial, mientras que las segundas constituyen una mejora de las prestaciones de Seguridad Social y, por tanto, no se consideran salario.
  3. La normativa fiscal califica taxativamente los seguros como retribución en especie.

Por todo lo anterior, el Tribunal Supremo concluye -reiterando la tesis mantenida en sentencias de 27 de junio de 2007 y 2 de octubre de 2013-, que los seguros médicos y de vida así como los seguros de jubilación son salario.

En consecuencia, los citados conceptos salariales deben ser computados en el salario regulador de las indemnizaciones por despido.

 

Silvia Palacios Flores.

Abogado-Socio. Departamento de Derecho Laboral EJASO ETL GLOBAL.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *