competencia

El Derecho de la Competencia como ventaja competitiva para las pymes

La competitividad determina el éxito o el fracaso de las empresas. Para que una empresa pueda subsistir en cualquier mercado competitivo, debe superar a sus competidores, y para ello es totalmente necesario que cree y desarrolle una ventaja competitiva sostenible. El concepto fue desarrollado por Michael Porter en 1980, considerado el padre de la estrategia corporativa.

¿Qué es una ventaja competitiva?

Una empresa la posee cuando tiene una ventaja única y sostenible respecto a sus competidores, que le permite obtener mejores resultados y, por tanto, beneficiarse de una posición superior en el mercado.

Existen muchas y variadas formas para generar este tipo de ventajas, como por ejemplo la ubicación de la empresa, la calidad del producto o servicio ofrecido, costes inferiores, o un mejor conocimiento de las normas que puedan afectar a la empresa.

El Derecho de la Competencia como ventaja competitiva

Existe la errónea creencia de que el Derecho de la Competencia sólo afecta, en forma de multas millonarias, a multinacionales de sectores muy determinados como telefonía o energía. Sin embargo, el Derecho de la Competencia se aplica en todo tipo de sectores, y afecta a todo tipo de empresas.

Esta desatinada convicción constituye uno de los motivos que explican por qué existe entre las PYMES un desconocimiento generalizado en relación con el Derecho de la Competencia.

Debido a este desconocimiento general, el Derecho de la Competencia se convierte en una excelente oportunidad de mercado al alcance de cualquier PYME que quiera conseguir una ventaja competitiva frente a sus competidores. Esta es una de las razones que justifican el incremento de pequeñas y medianas empresas que en los últimos años se están acercando a nuestro despacho en busca de asesoramiento legal en materia de Derecho de la Competencia.

Instrumentos de aplicación del Derecho de la Competencia

El Derecho de la Competencia otorga a las empresas una amplia variedad de instrumentos para poder defenderse frente a las infracciones cometidas por sus competidores.

El correcto uso de estos instrumentos puede generar consecuencias de gran impacto para la empresa que los utilice adecuadamente, como pueden ser la extinción de una relación contractual antes de lo previsto (por contravenir el contrato normas esenciales del Derecho de la Competencia); obligar a un competidor a  cesar en la venta a pérdidas (dumping) y a indemnizar la pérdida de ventas ocasionada; o conseguir una indemnización por el mayor precio pagado por un producto que ha sido incrementado deliberadamente mediante un acuerdo entre varias empresas (cártel de empresas).

Existen muchos más ejemplos que muestran la eficacia del Derecho de la Competencia, sin embargo, el primer paso que una PYME debe dar es conocer qué es el Derecho de la Competencia. Este primer paso, no debe perseguir el único propósito de poder aplicar estos instrumentos de defensa, sino también el de conocer las reglas de juego que afectan a nuestra empresa, para así poder evitar los efectos negativos de su incumplimiento. Entre las consecuencias de infringir la normativa del Derecho de la Competencia, tenemos las siguientes: multas de hasta un 10% de la facturación anual de la empresa infractora, multas personales a directivos (hasta 60.000 €), indemnizaciones por los perjuicios ocasionados, imposibilidad de contratar con la Administración Pública, y un gran daño reputacional.

En este sentido, la prevención es la mejor manera de evitar una infracción. En los últimos años se ha producido un gran desarrollo de los programas de cumplimiento normativo en las empresas. Sin embargo, a menudo el Derecho de la Competencia es el gran olvidado de estos programas pese a la gravedad de las sanciones impuestas.

Una empresa que disponga de un programa de cumplimiento que contemple el Derecho de la Competencia, juega con una gran ventaja respecto a sus rivales, pues tiene una probabilidad mucho menor de incurrir en una infracción y, por lo tanto, de sufrir alguna de las graves consecuencias comentadas previamente.

En conclusión, si el conocimiento es poder, un mayor conocimiento de éste conlleva un poder mayor y, en consecuencia, una ventaja competitiva frente al resto de competidores. El Derecho de la Competencia es una oportunidad perfecta para todas las PYMES que quieran diferenciarse de sus competidores.

 

Felipe Fernández Valero

Abogado

Derecho de la Competencia

Comentarios

Sin comentarios

Escribe una respuesta o comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.